MUNDIAL FEMENINO. PUNTO HISTORICO

En el regreso a un Mundial Femenino tras 12 años, Argentina igualó 0-0 ante la poderosa Japón y consiguió su primer punto en una Copa del Mundo. El equipo de Carlos Borrello jugó un partidazo en la cancha del PSG y sigue haciendo historia.

 
Compatir en

Lo más leído:

 

¿Quién dijo que los empates no se festejan? En el debut en el Mundial Femenino de Francia, la Selección Argentina igualó 0-0 ante la poderosa Japón y consiguió el primer punto en una Copa del Mundo. Sí, estas pibas demostraron que se conforman, siempre van por más y siguen haciendo historia con la pelota en los pies.
Más allá de los nervios por volver a jugar un Mundial tras 12 años, el plantel ingresó al estadio del PSG a puro baile y se ganaron todos los flashes en la previa. Después de la emoción al cantar el Himno Nacional, las dirigidas por Carlos Borrello salieron a jugarle de igual a igual a las asiáticas, que levantaron la Copa en 2011 y son las actuales subcampeonas del mundo. Con un 4-5-1 bien ordenado, prolijo y un sacrificio enorme, neutralizaron a Japón.
Estefanía Banini, con la 10 en la espalda y la cinta de capitán, manejo los hilos, hizo descansar a sus compañeras con la pelota en los pies y hasta se animó a tirar varios lujos. Eso sí, no fue el único punto alto del equipo. Lorena Benítez, volante de Boca y de Kimberley, fue la volante de recuperación más retrasada y dejó la vida en cada cruce. Sole Jaimes, campeona de la Champions con el Lyon, se olvidó por un rato de su rol de goleadora, luchó sola arriba contra las defensoras de Japón y bajó constantemente a colaborar en defensa.
A pesar de no haber tenido la posesión de la pelota, Argentina no sufrió sobresaltos en la primera etapa gracias a la enorme solidez de la dupla central Agustina Barroso - Aldana Cometti. Además, Vanina Correa, quien a sus 35 años volvió del retiro para sumarse a la Selección, se mostró segura cada vez que la exigieron. Sin embargo, en el segundo tiempo el desarrollo del juego cambió, Japón salió a apretar y las pibas tuvieron aguante.
Yokohama, delantera del equipo asiático, sacó un potente remate de media distancia y Correa se lució con un atajadón. Un rato después, un disparo de Hasegawa dentro del área pasó cerca y desde ese momento Argentina volvió a respirar. Florencia Bonsegundo, otra que hizo un gran sacrificio, tuvo la primera clara recién a los 27' del segundo tiempo: como tuvo la mala fortuna de resbalarse ante de patear, la arquera dominó la pelota sin problemas.
Los minutos fueron pasando, Correa volvió a lucirse en la última acción de peligro del partido y Argentina conquistó un punto de oro que, si bien sirve mucho desde lo numérico, es un envión anímico para ilusionarse con llegar lejos en esta Copa del Mundo de Francia. Más allá de los festejos y de la emoción tras el pitazo final, ahora se viene Inglaterra y las pibas están listas para salir a ganar una nueva batalla.
Fuente: Olé